Aceite de oliva, por supuesto

Es tradicional en la cocina mediterránea el uso de aceite de oliva, y es que en nuestra tierra se produce la grasa milagrosa que es capaz de controlar el colesterol, evitar la arteriosclerosis, evita la oxidación de las células y un sinfín más de ventajas.

Las grasas monoinsaturadas el aceite de oliva tiene una propiedades que ayudan a nuestro organismo de muchas formas:

  •  El aceite de oliva previene la oxidación de las células, como hemos señalado antes. La oxidación se produce por los llamados radicales libres que reaccionan con el oxígeno en las células y producen oxidación, pues en el aceite de oliva encontramos antioxidantes llamados polifenoles no presentes en otros aceites.
  • Colesterol, el aceite de oliva es rico en HDL que es lo que se conoce como colesterol bueno, y no sólo eso, el colesterol malo o LDL es especialmente perjudial cuando se oxida en las arterias, con lo que la mayor presencia de HDL junto a los antioxidantes naturales presentes en el aceite de oliva nos protegen de la arteriosclerosis.
  • Se ha observado que el control de la diabetes mejora en las dietas que introducen aceite de oliva, los diabéticos que habitualmente siguen una dieta rica en carbohidratos presentan menores niveles de algunos tipos de grasa en sangre.
  •  Parece ser, aunque queda por realizar estudios serios que lo confirmen, que los polifenoles presentes en el aceite de oliva pueden tener un papel importante en la destrucción de sustancias que lideran la proliferación de sustancias cancerígenas.

El aceita de oliva se asocia a una menor mortalidad debido a causas cardiovasculares y aumenta el colesterol bueno HDL, niveles altos de este colesterol están asociados a menores riesgos de padecer infartos.

Para obtener todas estas ventajas el aceite debe ir etiquetado como aceite de oliva virgen o virgen extra, ya que si es aceite refinado, al que normalmente se le añade una cantidad de aceite virgen para potenciar el sabor, no tienen las misma propiedades que el anterior.
El resultado es que la diferencia de precio puede ser muy superior, pero al comprar calidad también estamos comprando un producto con unas cualidades que no pueden ser añadidas artificialmente.

No existen grandes diferencias con respecto al precio entre el aceite de oliva sabor intenso (refinado) y el aceite de oliva virgen, sin embargo la diferencia cualitativa si es grande, por tanto os aconsejamos que compreis aceite de oliva virgen o virgen extra.

Imagen | MG Spain Export Consulting

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>