Ir a la compra con hambre nos sale caro


Es un hecho: nos levantamos por la mañana, nos aseamos, nos vestimos, hacemos la lista de la compra, nos vamos con prisa… hemos olvidado desayunar bien y estamos en el supermercado con los lineales repletos de apetitosos alimentos, bebidas, postres. Nos aferramos a la lista como si fuese un salvavidas, pero no podemos evitar que nuestros ojos se posen sobre ese bollo tan tierno o esas roscas de jamón y queso emmental.

Hemos caído. Ir a la compra con un vacío en el estómago significa engordar nuestra lista minuciosamente diseñada en un 5%, un 10%. Y sin darnos cuenta. Hemos comprado demasiado, más de lo pactado, hemos caído en la compra por impulso y echado al traste toda la inteligencia de nuestro planteamiento. Y estamos llenando la cesta o el carro con alimentos superfluos que, o bien consumimos en el momento, o bien consumimos en casa. Pero superfluos igualmente.

Hace un tiempo se publicó un curioso estudio que relacionaba el riesgo de padecer obesidad con la forma en que vamos a hacer la compra. Específicamente, ir en ayunas a hacer la compra aumentaba el riesgo de padecer de obesidad, ¿y por qué? Precisamente por esa ansiedad que nos provoca el estar hambrientos mientras nos encontramos rodeados de tentaciones.

La ansiedad que nos lleva a comprar esa bolsa de patatas fritas que no nos hace falta, ese dulce de chocolate y crema que ingerimos en medio minuto y que nos satiface en el momento, pero que está haciendo que piquemos entre horas, y habitualmente productos de bollería, snacks de aperitivo o refrescos altos en azúcar. Es nuestro cuerpo, que tiene poca glucosa en sangre y pide nuevos aportes.

Para conseguir un consumo inteligente, no hay que dejarse atrapar por trampas tan fácilmente evitables como ésta: nunca vayamos a hacer la compra con el estómago vacío. Es preferible comer algo ligero en el momento que salimos de casa, para que el estómago no demande aportes de energía, al menos en un tiempo, algo más que suficiente para terminar nuestra compra habitual.

En El blog de Carritus | Presupuesto para el carro de la compra: cómo planificarlo
Foto | jlastras

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>