Comprar pan y acabar de hacerlo en casa

Pan

De un tiempo a esta parte es posible comprar a nivel particular pan precocido que puede acabar de hacerse en casa. Es una opción válida para tener pan de reserva en todo momento y que puede darnos muy buenos resultados si sabemos cómo prepararlo.

Aunque en ocasiones hablar de pan precocido puede causar rechazo por parte de algunos consumidores, lo cierto es que esta técnica se emplea habitualmente en restaurantes y panaderías sin que notemos demasiada diferencia con los panes tradicionales. El secreto está en cómo se elabore y en cómo se acabe de cocer.

El pan precocido no es más que un pan cocido en dos fases, y para que el resultado sea óptimo tan importante es el proceso de elaboración inicial, con harinas y aditivos especiales y sobre todo una primera cocción correcta, como el trato que le demos nosotros luego en casa.

Por eso, si hemos tenido una mala experiencia con una marca en concreto, antes de desistir del pan precocido podemos probar otras opciones para comparar, sabiendo que por lo general dan mejores resultados las piezas pequeñas que las grandes y que el éxito del pan a menudo depende también de factores como el transporte hasta casa o el almacenaje que realicemos nosotros.

Pan

Ya en casa, lo adecuado es que el pan precocido envasado a temperatura ambiente se saque de su envoltorio el tiempo justo antes de hornear, cuando el horno ya esté a la temperatura de cocción que nos indique el fabricante, ya que el aire seca el pan y contribuye a que se degrade antes. Hasta entonces, deberá conservarse en una despensa fresca donde no haya olores fuertes.

En el caso de pan precocido ultracongelado, nunca debemos romper la cadena del frío, ya que además de perder propiedades, el pan ya cocido se degradará con mayor facilidad. La escarcha dentro del envoltorio puede ser un indicio de rotura de cadena del frío. En todo caso, debemos guardar el pan en congelador de 4 estrellas (-18 ºC) y descongelarlo en nevera mejor que a temperatura ambiente.

Antes de hornear el pan, puede ser necesario aplicar un poco de agua sobre la corteza para que gane en brillo y buena presencia, lo que puede hacerse con un vaporizador cualquiera, pero siempre teniendo en cuenta que un exceso de líquido puede hacer que la corteza del pan precocido pierda consistencia.

El horneado lo haremos, en principio, siguiendo las indicaciones del fabricante que elabora el pan, pero introduciendo ligeras variaciones si en experiencias previas hemos observado problemas de temperatura, por ejemplo.

Tras hornear el pan, es aconsejable dejarlo reposar unos minutos antes de consumir, y es normal que al salir del horno emane vapor de agua, por lo que conviene que el reposo lo realice sobre un papel de cocina o un paño limpio en un lugar donde no tenga corrientes de aire.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>