El arte de limpiar cuero

Limpieza del cuero

Al hablar de la limpieza de cueros, normalmente pensamos en chaquetas y pantalones, que son prendas que suelen limpiarse en tintorerías. Sin embargo, las tapicerías que se emplean en los asientos de coche o en las sillas de despacho necesitan que seamos nosotros quienes las cuidemos. ¿Cómo podemos limpiar las tapicerías de cuero?

El cuidado de la piel que se emplea en los tapizados más comunes evitará que el cuero se deteriore en poco tiempo. Normalmente, se recomienda seguir un programa de limpieza e hidratación del cuero que se usa a diario cada 6 meses aproximadamente.

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de productos adecuados para el cuidado de la piel de las tapicerías, y está desaconsejado el uso de cremas hidratantes que se emplean, por ejemplo, en cosmética, ya que no tiene nada que ver el cuidado de la piel viva con el cuidado de la piel curtida, como es el caso del cuero.

Los productos específicos para la limpieza de cueros suelen ser derivados del petróleo, por lo que es necesario realizar esta tarea al aire libre, protegiéndonos las manos con guantes y siguiendo escrupulosamente las indicaciones del fabricante. A la hora de limpiar, nos podemos ayudar de un pincel, un cepillo o una esponja destinados sólo a este fin, e intentaremos no arrastrar la suciedad para evitar deteriorar la piel.

Es importante trabajar por zonas, secando cada parte con una bayeta de microfibra, que no dejará restos, para eliminar los excesos de producto antes de acometer la siguiente área de trabajo. Es necesario que el cuero quede hidratado, pero no mojado.

También tenemos la posibilidad de emplear productos tradicionales de limpieza como el amoniaco y el vinagre, que disueltos en agua y aplicados con un algodón nos servirán restaurar el cuero. Se deben utilizar mezclados en la siguiente proporción:

  • 600 ml de agua
  • 25 ml de vinagre
  • 5 ml de amoniaco

Tras aplicar la mezcla, debemos dejar que la piel la absorba y luego aplicarle un baño de protección. En el caso de cueros oscuros, es aconsejable darle una capa de aceite de ricino que evitará que la piel se cuartee con el paso del tiempo, y si hablamos de pieles claras, lo adecuado es emplear vaselina.

Finalmente, en el caso de materiales sintéticos que imitan la piel basta con emplear agua y un poco de jabón neutro, ya que los productos de limpieza de cueros podrían dejar restos que, al contacto con la ropa que llevamos puesta, llegarían a mancharla.

Foto | Shamrockride

  1. Juan dice:

    Siempre tengo en mi coche mi kit para limpiar el cuero, junto a mi arrancador de coche para mi son imprescindibles. Saludos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>