Roscón de Reyes, riquísimo y por muy poco dinero

Roscón de Reyes

Hacer un roscón de Reyes no es una tarea demasiado difícil. Es un proceso laborioso, eso sí, pero no es complicado hacerlo, y además podemos involucrar a los niños de la casa en la elaboración, haciendo de esta receta una diversión para toda la familia que luego se disfrutará doblemente a la hora del postre.

¿Qué necesitamos para hacer un roscón de Reyes?

En este caso vamos a hacer un roscón relleno de mazapán, que es el más complejo. Si lo preferimos con otro relleno, basta con hacer el roscón y, cuando esté frío, lo cortamos con un cuchillo de sierra y lo rellenamos con nata, crema, chocolate…

Ingredientes para la masa del roscón:

  • 600 g de harina de fuerza
  • 3 huevos
  • 175 ml de leche tibia
  • 30 g de levadura prensada
  • 100 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar

 

Ingredientes para el relleno de mazapán:

  • 150 g de almendra molida
  • 150 g de azúcar
  • 1/2 clara de huevo (el resto del huevo se puede añadir a la masa)

Ingredientes para la decoración:

  • 1 huevo
  • Fruta confitada
  • Azúcar

 

Y si queremos seguir la tradición, a estos ingredientes habrá que añadirles una figurita y una haba envueltas en papel de aluminio, que colocaremos cuando estemos formando la pieza.

Lo primero es hacer el mazapán. Se mezclan los ingredientes hasta que la masa sea homogénea. Se hace una bola, se envuelve en film transparente y se deja reposar en la nevera durante unas 4 horas.

Preparamos la masa madre para el roscón, que le dará una textura y sabor más genuinos, y lo hacemos troceando y disolviendo la levadura en un poco de leche tibia e incorporándole un pellizco de azúcar y un par de cucharadas de la harina que tenemos en los ingredientes. Formamos una bola consistente y la sumergimos dentro de un bol con agua templada. En unos 10 minutos saldrá a flote y estará lista.

Vamos ahora con la masa del roscón. En otro bol ponemos la harina y hacemos un hoyo en ella con las manos. Ahí ponemos el resto de los ingredientes, incluyendo la masa madre, y mezclamos muy bien. Cuando la mezcla toma consistencia de masa y es posible darle forma de bola, la sacamos del bol y la trabajamos directamente sobre la mesa, que estará limpia y untada con un poco de aceite.

El amasado debe realizarse siempre de fuera hacia adentro, dando forma a una bola que es cada vez más elástica y que no se pega a las manos. Una vez hecho esto, colocamos la masa en un bol con tapa o cubierto con film transparente. Tanto el bol como la tapa deben untarse con aceite. Una vez colocada ahí, dejamos que la masa repose en un ambiente templado (por ejemplo, en el horno a 30ºC) hasta duplicar su volumen.

Vamos a formar el roscón. Sacamos la masa del bol, volvemos a hacer una bola con ella y la dejamos reposar 5 minutos. A continuación, vamos haciendo una barra con ella, amasando desde dentro hacia afuera, aplanamos esa barra y, en su interior colocamos el mazapán en forma de barra también. Si queremos incorporar sorpresas, ahora es el momento. Doblamos la masa cubriendo el mazapán y formamos el roscón uniendo ambos extremos.

Formando el roscón

Colocamos el roscón en una bandeja de horno, sobre papel de parafina. Pintamos el roscón con huevo batido y lo decoramos con la fruta y con azúcar humedecido para que quede a copos. Dejamos el roscón en el horno a 30 ºC para que leve durante unos 40 minutos, y luego subimos la temperatura a 150 ºC. Cocemos el roscón durante unos 30 minutos o hasta que esté dorado.

¡Que aproveche!

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>