¿Salen caros los gastos de envío?

A la hora de hacer la compra por Internet los gastos de envío suponen un desembolso extra, pero a menos que el importe de los artículos adquiridos sea muy reducido, de tal manera que los gastos de envío supongan un sobrecoste superior al 25%, o que podamos hacer la compra sin utilizar nuestro vehículo, los gastos de envío no salen caros.

Incluso en una ciudad pequeña, las distancias al centro comercial de turno para hacer la compra semanal o mensual se recorren en coche, y a menos que se trate de vehículos híbridos o eléctricos, estos recorridos salen más caros de lo que tendemos a creer como ilustro con este ejemplo de mínimos:

  • Recorrido domicilio centro comercial: 5 Km trafico normal, ciudad pequeña. Consumo medio en el recorrido:10 litros cada 100km = 0,5 litros por trayecto. Tiempo estimado 10 minutos por trayecto.
  • Recorrido por el aparcamiento centro comercial: 400 metros (aparcando a la primera) Consumo medio en trayecto 25 litros cada 100km = 0,10 litros. Tiempo estimado mínimo: 5 minutos por trayecto.

(Los datos de consumo pueden parecer exagerados pero son promedio en un utilitario normal).

Habríamos consumido, entre ir y volver al centro comercial 1,2 litros a 1,35 euros el litro = 1,62 euros. Esta cifra así desnuda parece que deja indefensos a los gastos de envío (7-8 euros) pero hemos de tener en cuenta que el ejemplo son casi condiciones ideales. Si añadimos distancias mayores, más tráfico (horas punta, navidades) y la repercusión de otros gastos del vehículo (ruedas, seguros, mantenimiento…) podemos llegar a alcanzar o superar la cifra de gastos de envío, tan sólo con el consumo del vehículo.

A esto añadimos la valoración del tiempo. En el supuesto del ejemplo hemos empleado media hora en desplazamientos, a lo que habría que sumar otra media hora por el establecimiento para una compra mensual (en un día sin apenas cola en las cajas). ¿Cuánto vale una hora de nuestro tiempo? Seguro que más que los cinco euros de gastos de envío que aún quedan por ahorrar en el ejemplo.

Aparte de todo esto está la comodidad de hacer el pedido a cualquier hora desde cualquier sitio, la eliminación del riesgo de los posibles pequeños percances en los aparcamientos de los centros comerciales, factores que finalmente redundan en una mejor calidad de vida.

En conclusión, a pesar de lo que en un principio pueda parecer, incluso en compras de escasa cuantía, donde los gastos de envío suponen una parte importante del precio final, la comodidad y el ahorro en tiempo y dinero que nos permite el pedido online, dan como resultado que los gastos de envío no resultan caros en absoluto.

Imagen| Zyon

  1. Marta dice:

    Bueno, es una manera de verlo pero yo he vivido en Inglaterra y los gastos rondaban entre las 3 y 5 libras (3,5€ y 6€) según el día que hicieras el pedido (más barato a diario) y normalmente gratis si se superaba una cantidad. ¡MUCHÍSIMO MÁS CARO EN ESPAÑA!

  2. Sonia dice:

    Yo opino también que al final depende el gasto que hagas, te compensa o no, pq tienes que sumar los envios de varios supermercados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>