Cómo aplacar la cuesta de enero en las compras de alimentación


Desde pequeños escuchamos a nuestros mayores hablar de la cuesta de enero pero pasa un tiempo hasta que sabemos exactamente de qué hablaban. Cuando somos adultos, sabemos que en la época navideña es muy sencillo pasarse del presupuesto y cometer excesos que pagamos con dureza en enero. Veamos cómo podemos aplacar esa dura cuesta de enero con unos consejos.

1. Planifica los menús semanales

Esto podría ser un básico de nuestra vida diaria, planificar los menús semanales. Sin embargo en plena cuesta de enero nos va a salir a cuenta dedicar la tarde del domingo (por poner una) preparando sendas cacerolas de sopa de verduras, de lentejas o de cremas para dosificar durante la semana en primeros platos y cenas. Con poco presupuesto y controlando la técnica de congelado puedes tener medio menú mensual resuelto.

2. Hazte con recetas de sopas y cremas depurativas: aprovecha para perder el exceso ganado

A la vez que reduces el presupuesto mensual en alimentación, no comprometes tu salud de ninguna manera si introduces en tu dieta y la de los tuyos las sopas de verduras y las cremas depurativas. A base de cebolla o apio, con tomate, con algo de patata incluso (sin pasarse), esas sopas nos permiten alimentarnos saludablemente, pero a la vez ir eliminando los excesos tanto de líquidos como de grasas acumuladas.

Eso y la fruta, combinado con algo de ejercicio y completando la alimentación con platos variados pero comedidos, nos ayudará tanto a superar la cuesta de enero como a ponernos más en forma. Un ejemplo lo leemos en Directo al Paladar, en donde nos dan guías para una dieta detox saludable.

3. Deja la tarjeta de crédito en casa

Si vas al super a comprar porque quieres salir de casa, puedes olvidar tranquilamente las tarjetas porque ya has planificado los menús y sabes cuánto vas a gastar. Olvida esas chucherías que se compran por impulso, aprovecha las sobras de turrones, mazapanes, mantecados y demás que siempre sobran y ve al grano, pagando con dinero contante y sonante. Será psicológico, pero se gasta lo justo cuando se tiene en la mano el dinero.

4. Haz la compra online

Es un poco el contrapunto del punto 3. Si vamos al supermercado físicamente, mejor llevar el dinero contante. Si no queremos, lo mejor es hacer la compra online (en Carritus, claro) por dos razones principales: tenemos el supermercado en la pantalla del ordenador y podemos ajustar sobre la marcha nuestra lista a nuestro presupuesto, sin sorpresas, y además tenemos la ventaja de que vamos a tiro fijo a cada sección, sin pasar los los pasillos donde nos podemos sentir tentados por un impulso. Dos grandes ventajas donde las haya.

Estos consejos son muy sencillos, pero ayudan a soportar esa cuesta de enero que cada año parece más difícil de coronar. Esperamos que sigas nuestros consejos, que los veas útiles y además que nos cuentes tus trucos de ahorro para enero (¡o para todo el año!).

  1. María dice:

    Yo voy a hacer dieta de adelgazamiento directamente. Vamos, que verdura, plancha y ejercicio hasta semana santa. Esto sí es una cuesta de enero clásica

  2. Cristina dice:

    Si, pero a veces la dieta clásica no es la más barata, verdad María? Voto por guardar la tarjeta durante un tiempecito….

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>