En rebajas, no pierdas la cabeza

Shopping, de compras en rebajas

Las rebajas de invierno son uno de los periodos más ansiados por los compradores que esperan encontrar los mejores precios para adquirir esos artículos que les hacen tilín, pero también son uno de los periodos más esperados por los comerciantes, que esperan una facturación que compense la tibia campaña navideña. Así pues, se trata de llegar a un equilibrio entre ambas partes, y para lograrlo, nada mejor que unos consejos.

  1. Fíjate un presupuesto. En el momento en que suene la campana del límite que te hayas marcado, toca volverse hacia casa con lo que hayas podido comprar. Y no, no hay prórrogas ni concesiones a esta recomendación.
  2. No abandones tus hábitos de compra más sanos. Si tienes la costumbre de comprar lo que llevas anotado en una lista, hazlo también en rebajas. Y si no tienes ese hábito, es un buen momento para ponerlo en marcha.
  3. Verifica que los precios están rebajados. Si en tu comunidad todavía no se han iniciado las rebajas, entérate de cuál es ahora mismo el precio original del artículo que te interesa para luego contrastarlo. Internet es tu amiga.
  4. Compara, compara y compara. Para que un comerciante te ofrezca fantásticos descuentos en un artículo, quizá tiene que venderte otro con un precio algo menos fantástico. Usa los recursos que tienes a tu alrededor. Internet es tu amiga, repito.
  5. Compra con cabeza. Plantéate si eso que acabas de ver en la tienda: a) está en la lista que llevas en la mano, y b) lo necesitas realmente y eres incapaz de sobrevivir si no lo compras de forma inmediata.
  6. Ve de compras sin prisas. Tú no tienes prisa por comprar nada. De hecho, hasta hoy has sobrevivido sin “eso”. El vendedor, en cambio, sí que tiene prisa por vaciar sus stocks. Tenlo muy presente.
  7. Lee con calma las etiquetas. Cuidado con los descuentos que parecen aplicarse a toda una sección y sólo se aplican a un artículo que, además, no te gusta. Pregunta cuanto sea necesario.
  8. No te dejes llevar por la magia de los números. Un descuento del 60% en un artículo que, ya rebajado, cuesta un dineral para lo que realmente vale no es un descuento ni es una rebaja: es un derroche.
  9. Si puedes, paga en efectivo. Por un día que le des vacaciones a las tarjetas de crédito no va a pasar nada. Pagar a la vieja usanza te permitirá ejercer un control total y muy tangible sobre lo que llevas gastado. Y cuando se acabe el dinero, se acabó.
  10. Nadie te obliga a comprar nada. Si lo que has visto no te convence, si una vez en la cola te das cuenta de que hay algo que falla, si cuando te están cobrando resulta que el precio no cuadra… recuerda que nadie te obliga a salir con una bolsa en la mano.

Dicho todo esto… ¡que disfrutes con tus compras!

En El blog de carritus | Evita la compra por impulso comprando online

  1. Claudia Ortiz dice:

    Hola,

    Me llamo Claudia y soy una redactora freelance especializada en moda, música y eventos deportivos. He visitado blog.carritus.com y me gustaría proponerle una pequeña colaboración en materia de contenidos.

    Le agradezco de antemano su respuesta y le deseo un buen día.

    Atentamente,
    Claudia Ortiz

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>