Pilas, ¿cuáles elegir?

Diferentes tipos de pila

Antes de que acabe la semana llegarán los Reyes Magos, y con ellos un montón de aparatos que funcionan con pilas. En el mercado podemos encontrar una enorme variedad de pilas: salinas, alcalinas, recargables, híbridas… ¿Cómo podemos saber cuál es la pila que más nos conviene?

Las pilas salinas de zinc-carbono son las más tradicionales de todas, y tienen una ventaja incontestable en el precio, que puede rondar la unidad de euro por cada paquete de cuatro pilas, pero su duración es limitada en aparatos con alta demanda de energía, por lo que se recomienda su uso en dispositivos con poco consumo, como radios o linternas.

Las pilas alcalinas tienen una densidad energética mayor y una vida útil más larga que las pilas salinas, lo que las ha encumbrado como la solución perfecta para los aparatos electrónicos de mayor consumo energético. Dentro de las alcalinas, dependiendo de sus componentes encontramos diferentes capacidades, medidas en mAh. A mayor valor, mayor será la capacidad de la batería y por tanto durará más.

Baterías recargables, la opción más económica

Aunque, si hablamos de duración, tenemos que citar las baterías recargables. Las más tradicionales, de Níquel Cadmio, presentaban el problema de la contaminación que suponía el uso de Cadmio, también una cierta tendencia a perder carga cuando no se usaban y el temido efecto memoria, que reducía la capacidad de las baterías con cargas incompletas.

Por su parte, la nueva generación de baterías recargables híbridas, que se reconocen por las siglas de Níquel e Hidruro de Metal (Ni-MH), aúnan las ventajas de las pilas alcalinas tradicionales, que no se descargan fácilmente, con las ventajas de las recargables, que pueden reutilizarse una y otra vez. Mantienen un ligero efecto memoria, pero no es comparable al que sufrían las baterías recargables tradicionales.

Aunque a primera vista pueda no parecerlo por su precio, las baterías recargables suponen un buen ahorro para el bolsillo gracias a su larga vida útil, que compensa con creces el dinero que gastamos al adquirirlas.

Comparación entre pilas

Precios y marcas mostrados a efectos de comparación entre productos

Si, por ejemplo, un juego de cuatro baterías recargables Ni-MH de tipo AA de una marca puntera cuestan 18,61 euros y un juego de pilas alcalinas de similares prestaciones y del mismo fabricante cuestan 5,85 euros, aparentemente la balanza del ahorro se decanta por estas últimas, pero si tenemos en cuenta que las primeras pueden recargarse cientos de veces, ¿hacia dónde se decanta realmente la balanza?

Sea cual sea el tipo de pila que utilicemos, conviene que cuando la desechemos lo hagamos en un punto de recogida selectiva, ya que las pilas y las baterías recargables contienen componentes que pueden resultar muy dañinos para el medio ambiente.

  1. Juana dice:

    Yo siempre me hago un lío con las pilas y las bombillas. A ver si preparais un artículo sobre las bombillas de bajo consumo. A mí me parece que dan menos luz ¿verdad que sí?

  2. Are dice:

    ¿Las pilas de marca blanca son recomendables? Tengo la sensación que no duran nada…Feliz año y enhorabuena por el blog!

    • Marco Amer dice:

      Gracias y Feliz Año para ti también.

      En cuanto a las pilas de marca blanca… pues como todo, dependerá de quién y cómo las fabrique y almacene. Pero como sucede en cualquier proceso industrial. Yo he usado indistintamente unas y otras y no he sabido ver la diferencia.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>