Cómo hacer palomitas de maíz perfectas en el wok

Palomitas de maíz
En casa nos encantan las palomitas de maíz, sobre todo (qué típico) para ver alguna película el fin de semana, tranquilamente. Seguro que conocéis o habéis probado las palomitas para microondas, pero lo que es innegable es que las palomitas de maíz hechas al natural, a partir de los granos de maíz, tienen un sabor mucho mejor. O será algo psicológico. Hoy os vamos a contar cómo hacer palomitas de maíz perfectas utilizando un wok.

Para empezar, las palomitas de maíz se hacen siempre en recipientes con tapa. En este caso vamos a recubrir dicha tapa con papel de aluminio (podéis ver el cómo se hace en el vídeo que tenéis más abajo). Si tu wok no tiene tapa puedes utilizar otra siempre que sea suficientemente grande en diámetro. Esto hará que, con el wok tapado, la cavidad funcione como un horno. El wok conseguirá mucha temperatura dentro, el estado ideal para hacer palomitas. Los pasos del proceso son los siguientes:

  1. Ponemos dos o tres granos de maíz en el wok, a fuego medio junto con dos cucharadas generosas de aceite vegetal y tapamos.
  2. Cuando oigamos romper las dos o tres palomitas, el recipiente estará listo: añadimos el resto de las palomitas y bajamos el fuego a “medio-bajo”.
  3. Movemos el wok con decisión durante un minuto aproximadamente (hasta que dejen de estallar). Aliñamos al gusto (yo solo les pongo sal) y pasamos a un bol

Este es el proceso en vídeo. Está en inglés, por eso ya os he contado el proceso previamente:

Curiosidad: ¿por qué explotan las palomitas?

Los granos de maíz tienen una corteza dura e impermeable que guarda la semilla a buen recaudo del exterior. El núcleo de esos granos de maíz (para palomitas, no vale cualquier variedad) contiene cierta humedad, así que cuando se calienta por encima del punto de ebullición del agua, se forma vapor de agua. Como la corteza es tan dura, el vapor de agua a presión no escapa, sino que acumula cada vez más presión.

Cuando esta presión es lo suficientemente alta, el grano revienta y se da la vuelta de dentro hacia fuera. Esto hace que el núcleo salga a la superficie, y que se forme una capa como de espuma, que le da la forma y color característicos a las palomitas de maíz. Y ahora, ¿por qué no disfrutamos de palomitas perfectas gracias a nuestro wok?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>