¿Cómo tener tus zapatos impecables?

Querámoslo o no los zapatos dicen mucho de la persona que los calza: su estilo, su categoría y su manera de entender la moda. Sean cuales sean los elegidos el llevarlos limpios y en perfectas condiciones no es opcional. ¿Sabemos cómo limpiarlos?


El mercado ofrece una gran variedad de cremas para este complemento. El arsenal básico constaría de una gamuza o trapo suave, un cepillo para hacerlos brillar, un cepillo para ante, crema incolora, negra, marrón y grasa de caballo. Además de estos colores, existe toda una amplia gama donde encontramos rojos, azules claros, grises, etc. También es aconsejable tener a disposición unos guantes para este menester, aunque los desechables resultan muy cómodos y están dejando a sus hermanos mayores fuera de la caja de limpieza.

La mayoría de las marcas ofrecen formatos de crema para zapatos con una gomaespuma que facilita su aplicación y evita el uso de la gamuza/trapo, en pieles curtidas. Una vez limpio de barro y polvo se usa la espuma para que el zapato quede casi perfecto. Se deja secar y se cepilla con brío.

Con el ante hay que tener más cuidado. A veces la tarea consiste en frotarlos con una goma de borrar de miga de pan para quitar la suciedad y pasamos una esponja seca. Pero a veces no es suficiente porque este material es algo delicado. Entonces el uso del cepillo de púas es esencial para que el corto pelo del ante o serraje quede suelto y admita el siguiente paso. Se rocía un spray avivador del color y, si fuera necesario, se puede repetir la operación. Eso si, el color puede oscurecerse uno o dos tonos.

En el caso del zapato de montaña o botas camperas, cowboy, etc. La grasa de caballo las protege e impermeabiliza. En el caso de tener que reparar una pequeña zona o, incluso, desear cambiar el color, existen tintes de fácil aplicación en comercios habituales y de muchos colores en tiendas especializadas. Con algo de maña se moja una esponja en el tinte elegido y se escurre bien. Con pequeños toques y paciencia, iremos tiñendo la zona hasta igualar el color. A veces acaba uno tiñendo el zapato entero. El resultado suele ser espectacular y la técnica sirve para bolsos, cinturones o guantes de cuero.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>