Ensalada de pasta con queso y fresas

Ensalada Marco

Vamos a dar la bienvenida a la primavera como se merece: con una sanísima ensalada divertida y refrescante creada expresamente para El blog de carritus.  Se trata de una receta muy sencilla que además cuesta muy poco dinero. ¿Te animas a prepararla con nosotros?

Ingredientes

(para cuatro personas)

  • Pasta seca en forma de hélice: 250 g
  • Queso fresco de cabra: 60 g
  • Tomate de la variedad corazón de buey: 400 g
  • Maíz en conserva: 40 g
  • Fresas: 35 g (1 unidad)
  • Habas: 40 g
  • Aceite y sal

Antes de ponernos en marcha, os doy algunas explicaciones sobre los ingredientes. La elección del tipo de pasta (hélices o espirales) no es casual sino que responde a la textura que nos da la hélice gracias a su forma, que además es capaz de atrapar el sabor de otros ingredientes.

El tomate corazón de buey se caracteriza por tener una piel fina y una carne muy jugosa y sabrosa sin exceso de líquido en su interior. Si no dispones de esa variedad en tu zona, puedes usar tomate de Mutxamel o bien tomate raf maduro.

Las habas que he empleado son de calibre pequeño por su dulzor y están crudas y con piel para dar un ligero contrapunto amargo. Finalmente, la fresa laminada aporta muchísima frescura al plato, y es importante que no esté muy madura para que se integre bien con el resto de los sabores y texturas.

Elaboración:

Hervir la pasta en abundante agua salada siguiendo las indicaciones del fabricante para dejarla al dente. Si en el paquete de pasta se indican dos posibles tiempos de cocción, usar el más corto. En mi caso, el fabricante indicaba una cocción de entre 10 y 12 minutos y yo opté por esos 10 minutos.

En cuanto está hervida y la retiramos del fuego, la escurrimos y la ponemos bajo el grifo, lavándola con agua fría para que quede bien entera. La escurrimos de nuevo y la dejamos enfriar mientras vamos preparando el resto de los ingredientes.

De los tomates, uno irá laminado sobre la ensalada y el otro triturado y dispuesto entre las hélices, que lo absorberán. También atenderemos al laminado de la fresa, que es importante que sea fino para que el sabor de la fruta no domine en el conjunto del plato. Montamos la ensalada con una base de pasta y tomate, reservando el resto de los ingredientes para decorar la parte superior.

Si echamos cuentas con el buscador de carritus, el precio es mínimo. La pasta nos ha salido por 0,44 euros; el queso, por 2,15 euros; el tomate, 1,98 euros (el corazón de buey, a 4,95 eur/kg, se hace pagar); el maíz nos ha costado 0,17 euros, y las habas y la fresa unos céntimos más (las habas van a 1,49 eur/kg y la fresa se la tomé prestada a mi compañero Julio Nadal el día que nos preparó su mermelada de fresas).

Al final, tenemos un precio por comensal de unos 1,20 euros en una ensalada refrescante y saludable, digna de nuestra dieta mediterránea. ¡Ah, y está deliciosa!

  1. lupita dice:

    Qué buena pinta. Pero a mí me gusta más el queso mozarella en las ensaladas. Pero para gustos…

    • Marco Amer dice:

      De hecho, el queso fresco que empleé tenía una textura que recordaba un poquito (un poquito solamente) a “la otra” mozzarella (la danesa), pero con el puntito ácido del queso de cabra. Y al ser queso fresco quedaba genial.

      Yo creo que ya le he puesto tantos tipos de quesos a las ensaladas, ¡que ya he perdido la cuenta! :-)

  2. Pingback: Ensalada de judías verdes con pasta

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>