¿Plancha o centro de planchado?

Desde las antiguas planchas de ascuas que todavía se conservan en algunos hogares como recuerdos o antigüedades, la tecnología del planchado ha evolucionado mucho. La primera plancha eléctrica fue patentada el 6 de junio de 1882.

Hoy día en casi todos los hogares existen planchas de vapor, estas máquinas como todos los pequeños electrodomésticos tienen una vida útil y nos vemos en la obligación de cambiarlos, por falta de piezas, o porque el arreglo sea menos rentable que comprar una plancha nueva. En definitiva nos enfrentamos al dilema de tener que elegir en un mercado de planchas que es muy amplio y la pregunta es ¿compro una plancha o un centro de planchado?

Según el estudio realizado por Eroski Consumer depende del uso que hagamos de la plancha, y sobre todo del tipo de colada que hagamos en casa, la respuesta sería que para grandes coladas un centro de planchado, si no es este nuestro caso porque hacemos coladas pequeñas entonces resulta más rentable una plancha de vapor.

Las diferencias de precio entre estos productos es muy grande, mientras que un centro de planchado puede costar desde los 100 hasta más de 200 euros podemos encontrar planchas de vapor por 26 euros. Obviamente el precio de las planchas depende de varios factores como filtros antical, suelas de cerámica y otros.

Con respecto a los centros de planchado existen dos tipos en el mercado, unos que llevan el deposito de agua independiente y otros que lo incorporan en la propia plancha, el peso de estos últimos es superior al de las planchas de vapor normales, y la diferencia principal es que estos centros tienen funciones de vapor avanzadas que las planchas de vapor no tienen.

Otro factor a tener en cuenta es el consumo de energía. En los centros de planchado el consumo es mayor, ya que tardan más en calentarse y producen mayor cantidad de vapor. Por eso son más rentables a la hora de planchar grandes cantidades de ropa. Resultan más ligeros (si llevan el calderín independiente), lo que puede ser una ventaja ya que si pasas mucho tiempo planchando con una plancha pesada puedes acabar con molestias de espalda y brazos.

Por tanto la decisión de comprar una plancha o un centro de planchado debe ser valorada en función de la frecuencia con la que planches y la cantidad de ropa que planches

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>