¿Cómo elegir la carne de ternera más jugosa?

Comprar carne de ternera

Tiempo atrás aprendimos a ver si el pescado es fresco, y hoy vamos a hacer algo parecido para ver si la carne que compramos es fresca y jugosa, dos conceptos que a menudo, pero no siempre, irán de la mano.

Hay cuatro factores determinantes que harán que una carne sea o no jugosa: la edad del animal, la pieza que compremos, el tipo de crianza que haya tenido el animal, y factores concretos como su alimentación o los simplemente hereditarios.

De todos estos, hay aspectos que no podemos controlar fácilmente como consumidores más allá de lo que nos indica la etiqueta del producto. Otros, como la edad y el aspecto de la pieza, sí que podemos evaluarlos antes de la compra, y normalmente lo haremos siguiendo unas pautas generales.

Sobre la edad del animal, cabe reseñar que la carne de una res excesivamente joven suele ser más magra que la de un animal algo más entrado en años, que acumulará algo de grasa y por tanto más sabor y jugosidad. Con todo, un animal viejo habrá desarrollado una serie de tejidos conjuntivos en torno al músculo que endurecen la carne.

La norma de etiquetado distingue por edades las siguientes denominaciones:

Edad de las reses de vacuno

En general, cuanto más joven es una carne más rosado es su aspecto, y cuanto más añada es, más oscura. El color debe ser vivo y no debe presentar manchas verdes. Además, conviene ser cautos al observar la carne bajo luces azuladas o rosadas, que podrían influir en nuestra percepción del producto.

El color de la grasa debe ser blanco o cremoso, nunca amarillento. Entre una pieza con la grasa concentrada y otra que la presente veteada, es mejor elegir esta última. Y ojo, porque la ausencia de grasa nos dará una carne reseca. De hecho, conviene mantener la grasa durante la cocción, y si luego no nos interesa siempre podemos retirarla.

La elasticidad de la carne, que será un indicio para comprobar su frescura, la podemos evaluar si hundimos un dedo en la superficie de la pieza y esta se hunde ligeramente pero recupera su forma sin problema. Por el contrario, si la pieza presenta bordes resecos debemos desconfiar. Otro criterio útil es el olor fresco que debe llegarnos.

Hasta aquí, lo que podemos apreciar a simple vista en cuanto a la edad del animal y sobre el estado general de la carne que compramos. En otra ocasión veremos qué tipo de pieza nos conviene para cada uso en la cocina.

  1. Pingback: Carne Mexicana | ¿Cómo elegir la mejor carne de res?

  2. jUDITH dice:

    Muy buena información, pero ahora me da más pena comer saludablemente…

  3. Wyatt dice:

    А через несколько дней счёт Укртелекома на
    400грн.

    Feel free to surf too my website: ЭротическиеФантазии И Секс
    По Телефону В России И … (callblove.com)

Responder a jUDITH Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>