Dentífricos: aprende a conocerlos

Pasta de dientes

Cepillarse los dientes tres veces al día es un hábito de higiene y de salud. Pero, ¿qué dentífrico empleamos para hacerlo? ¿Son iguales todas las pastas de dientes que se venden? ¿Qué propiedades distinguen una pasta dental de otra? Hoy hablamos de las características básicas de los dentífricos.

Un dentífrico es una sustancia que se emplea en la higiene bucal, y viene avalado por informes científicos previos a su comercialización que avala la Agencia Española del Medicamento antes de otorgar a cada uno de ellos un número de registro sanitario y un código nacional que lo identifica.

Una pasta de dientes está más cercana a ser un medicamento que una sustancia cosmética. Por eso, vale la pena valorar cuáles son sus principales componentes, y en qué medida se encuentran en el dentífrico que nos disponemos a comprar.

Por lo general, un dentífrico contiene agua y humectantes, que posibilitan la mezcla y su uso, abrasivos, que arrastran la suciedad, flúor y fluoruros, que protegen los dientes, tensoactivos (o tensioactivos), que emulsionan la pasta y pueden tener propiedades antiplaca, y otros elementos como agentes antibacterianos, colorantes, aditivos de sabor, remineralizadores…

En concreto, conviene valorar un aspecto sobre la presencia de flúor y fluoruros. Estas sustancias previenen de la aparición de caries, pero en exceso pueden causar fluorización dental, que debilita los dientes. Por eso es fundamental enguajarse bien la boca con agua tras el uso de pastas con flúor y que los niños usen dentífricos infantiles, cuya composición está adaptada a ellos.

Algunos agentes tensoactivos, además de emulsionar la pasta de dientes, tienen la capacidad de desnaturalizar proteínas, lo que los convierte en un elemento básico para evitar la formación de sarro y placa bacteriana. El lauril sulfato de sodio es un tensoactivo común en los dentífricos que combaten la placa, y esto es un beneficio para la salud de la boca.

Dentífricos blanqueantes, ¿son útiles?

Sobre la presencia de abrasivos en los dentífricos, hemos avanzado desde que se usaba la sal, la tiza o la ceniza para eliminar la suciedad dental. Ahora se usa sílice, fosfatos, carbonato de calcio o hidróxido de aluminio para dar a los dientes un mejor aspecto, aunque estas sustancias no mejoran la salud bucal. Conviene alternar estas pastas con otras, ya que un abuso de abrasivos puede desgastar el esmalte.

Existen en el mercado dentífricos blanqueantes, que pueden ser muy efectivos en el tratamiento de manchas dentales procedentes del consumo reiterado de tabaco, café, té o vino tinto. Como agentes limpiadores, son más eficaces que los dentífricos comunes por su mayor concentración de carbonato de calcio, fosfato de dicalcio, óxido de aluminio o sílice hidratada.

Sin embargo, los dentífricos blanqueantes no resultan efectivos en decoloraciones de los dientes por motivos tales como el uso de antibióticos con tetraciclina (que hoy están prohibidos) o los casos virulentos de sarampión o tos ferina que pueda haber sufrido una persona durante su infancia. Para estos, lo adecuado será un tratamiento dental si el especialista en salud bucal así lo aconseja.

  1. Pawan dice:

    Gracias Pablo por esa sencillez, steinsis y estedmulo!!!; este af1o voy a conseguir integrar la planificacif3n estrate9gica, te1ctica y operativa, y lo que es me1s importante, voy a tener de un modo sencillo claro meridiano df3nde quiero estar a corto, medio y largo plazo

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>