¿Y si no quedas satisfecho comprando en internet?

ecommerce

Uno de los lastres que arrastra la compra en internet es el temor de los usuarios a que lo que compran no les convenza. Para estos casos, las empresas suelen tener una política de devoluciones. Pero, de la misma forma que ocurre con la compra en comercios tradicionales, tenemos que informarnos sobre cómo nos afecta esa política de devoluciones a la hora de comprar.

El año pasado se aprobó la Directiva de la Unión Europea que regula los derechos del consumidor en las compras por internet. Entrará en vigor en 2013, y de ella se desprende, por ejemplo, que el comercio puede exigir al consumidor los costes derivados de la devolución de un producto si así lo especifica en el acuerdo de compra.

Primera anotación para tener en cuenta: asegurémonos de cómo funciona la política de devoluciones de forma parecida a como en una tienda tradicional preguntamos si tal o cual artículo se puede devolver si no nos acaba de convencer. Enterémonos de si es necesario emplear los mismos medios que usa el vendedor para traernos la mercancía y de quién paga los gastos derivados del transporte.

La devolución de un artículo incorrecto o que se encuentra en mal estado es un derecho del consumidor que podemos ejercer en 7 días hábiles que con la nueva ley serán 14, pero dadas las características del comercio online un buen consejo puede ser contactar directamente con el vendedor para explicarle el problema antes de proceder a la devolución.

Segunda anotación, por lo tanto: hablemos con el vendedor, lleguemos a un acuerdo con él. Al comerciante le interesa que quedemos satisfechos y a nosotros nos interesa quedar satisfechos. Busquemos la manera de sacar una situación positiva de un problema.

Por otra parte, conviene recordar que un artículo que devolvemos es un artículo que no nos va a pertenecer, y por lo tanto no debemos usarlo más allá de las pruebas normales para verificar que funciona. De lo contrario, se nos puede descontar una cantidad económica por el desgaste del producto.

Si después de todo esto todavía tuvieras problemas, tal y como sucede con el comercio tradicional siempre puedes acudir a la Oficina de Consumo de tu localidad y explicar el caso. Allí atenderán tu reclamación y te ayudarán a canalizarla para que todo se resuelva de la forma más satisfactoria posible.

Si las compras las has realizado fuera de España, para compras en la Comunidad Europea puedes contactar con el Centro Europeo del Consumidor en España, y si las compras las realizaste fuera de la Unión Europea, tienes a tu disposición econsumer, que es un organismo oficial impulsado por la Red Internacional de Protección al Consumidor y Aplicación de la Ley.

Tal y como comentamos días atrás, en cuestiones de obligaciones y derechos comprar por internet se diferencia en muy pocos aspectos de la compra tradicional, y esto incluye las políticas de devoluciones que tienen las empresas a cualquier nivel, desde la simple devolución a la reclamación oficial.

En El blog de carritus | 5 consejos para antes de realizar compras en Internet

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>