Pegamentos que no pegan ni con cola

Pegamento

Llega el verano y se despiertan las ansias de bricolaje y decoración de muchas personas. Uno de los elementos que vamos a utilizar para ayudarnos es el pegamento. ¿Sabes diferenciar los distintos pegamentos que hay? Pues deberías, porque sobre determinadas superficies hay pegamentos que no pegan ni con cola.

Lo primero de todo es saber qué vamos a pegar y contra qué. Por lo general cuanto más específico es el material que vayamos a pegar, más específico será el pegamento que debamos utilizar. Si no, la unión no será todo lo resistente que queremos y al final cederá, pudiendo además estropear las piezas que queremos mantener juntas.

Hay muchos materiales que se pueden pegar con un adhesivo universal. Papel, cartón, madera, tejido, piel, metales, vidrios y otras superficies no porosas. En general, cualquier material de uso común que no sea sometido a grandes esfuerzos puede pegarse con un pegamento de este tipo.

Los pegamentos de contacto están indicados para superficies muy amplias y también para superficies flexibles, siempre que no soporten tensiones muy fuertes. También se la conoce como cola de impacto y lo mismo se usa para revestimientos que para suelas de zapatos. Tiene la particularidad de que se aplica siempre en las dos caras, se deja que el disolvente se evapore y sólo entonces se encaran las dos piezas en un solo gesto, sin torceduras ni flexiones que debilitarían la unión.

Los adhesivos con cianocrilatos, conocidos habitualmente como superglue o superpegamento, tienen un alto poder de adherencia instantánea, pero habitualmente presentan dos problemas: no son resistentes al agua y pasado el poder instantáneo de adherencia se secan y ya no pegan nada.

Los adhesivos de resina y endurecedor, tipo Araldit, contienen dos sustancias por separado que al combinarse dan un potente pegamento con el que se consiguen uniones sólidas y duraderas. Suelen presentar un tiempo de secado muy dilatado, pero mientras dura las piezas se pueden ajustar.

Finalmente, en los últimos tiempos se han puesto de moda los llamados adhesivos de montaje, que en muchas ocasiones son sofisticadas masillas con propiedades similares a las de algunas siliconas. En este terreno, casi se puede decir que para cada uso existe un adhesivo de montaje específico.

Siete normas de oro para trabajar con pegamentos

  1. Trabajar en un lugar ventilado.
  2. Leer siempre las instrucciones de uso, que pueden variar según el producto.
  3. Asegurarse de que las superficies que pegaremos están limpias y secas.
  4. Utilizar herramientas de fijación como mordazas y guantes de protección.
  5. Utilizar una espátula o pincel para distribuir el producto.
  6. Usar poca cantidad: cuanto menos adhesivo usemos, más pegará.
  7. Tapar el recipiente siempre que no lo estemos utilizando.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>