Por qué reciclar las pilas usadas


Las pilas son productos muy contaminantes si no se reciclan convenientemente tras su uso, hoy os explicamos que es lo que las hace ser tan contaminantes y cual es el proceso que siguen para su reciclaje.

Una pila es una fuente de energía portátil que consta de tres partes ánodo, el polo negativo, cátodo, el polo positivo; y el electrolito que es la solución líquida que ayuda en el flujo de energía.

Según el tipo de pila, la presencia de estos metales pesados varía en tipo, cantidad y potencial peligrosidad. Hay varios tipos principales de pilas, clasificados de menos a más según su toxicidad serían: Secas, Alcalinas, Recargables y de Botón.

El contenido en mercurio y cadmio de las pilas es lo que las hace tóxicas, ya que, en el procesado normal de la basura mediante acopio en basureros o incineración, este mercurio acaba pasando a la atmósfera dado que no arde.

Al ser recicladas el mercurio se separa de los demás metales lo que permite su recuperación y posterior reutilización. El mercurio contenido en una sola pila de botón contamina el agua de una piscina de 15×20 metros y dos de profundidad.

Actualmente se ha conseguido que los propios distribuidores y fabricantes de pilas tomen parte activa en el proceso de reciclaje, se espera que para el año 2016 se reciclen un 45% de las pilas que se utilizan. Colaboremos para que se supere ese porcentaje.

En El Blog De Carritus | Cómo ayudar a la sostenibilidad del planeta

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>